Ir al contenido principal

Buenos modales

   Venía cansado, enojado, o algo parecido. Camine un par de cuadras, mirando el suelo, y finalmente llegué a la parada del 95. Espere, espere, y mi preciado colectivo no aparecia. A lo lejos, lo veo, llega; manito levantada y con cara de pocos amigos me subo.
Miro al colectivero y le indico:
-Uno con diez
-¿Adonde vas pibe?-con ese tono de colectivero desconfiado-
-Las Heras y Puerredon-
   Agarré el boleto de manera triunfante y busqué un asiento libre; cuando viajo sentado todo cambia, no quiero que el viaje termine nunca, disfruto, viajo por viajar y no por llegar. Ahora cuando vas parado y con cincuenta personas todas apretaditas, el viajo por viajar desaparece enseguida. La cuestión es que conseguí un lugar. Al lado mío había una señora, creo yo, de aproximadamente 65 años, bastante excedida de peso, de cara redonda y nariz rojiza. Llevaba en su cabeza un gorro de lana muy llamativo. Nose en que venía pensando, me soné los dedos, la mujer me miró y me dijo:
-No se chasquéan los dedos. Es de mala educación.
-Ah, perdón. No sabía.-Respondí sorprendido-
-Sí, es de mala educación porque a cierta gente le puede generar malestar. Yo soy profesora de buenos modales.
-A mire que bien- Tratando de dar cierre a la conversación, pero la señora tenía ganas de hablar-
-¿Sabes como se pela una banana?
Esto me pasa a mí nomas, pensé. Tener una señora con un gorro ridículo en la cabeza, que supuestamente era profesora de buenos modales, preguntándome si sabía como se pelaba una banana.
-¿Como se pela una banana?, le cortas la parte de arriba con la mano y listo. Respondí mostrando obviedad.
-No, no. Se debe colocar la banana en un plato y después cortar los extremos con un cuchillo. Y tampoco se come con la mano, eso es para los monos, se come con cuchillo y tenedor.
-ah, miré usted.
-¿Vos tenes novia?
-No
-Cuando tengas no tenes que permitir que tu pareja te falte el respeto. Yo veo como se tratan los jóvenes, va como se maltratan, se dicen cualquier cosa. Por eso las parejas duran tan poco, porque se pierden el respeto. En la vida las grandes cosas pasan de vez en cuando, son excepciones. Todo esta compuesto por las pequeñas cosas que nos pasan todos los días, y mucha gente no se da cuenta. Esperan que la vida les cambie de un día para el otro.
   Así terminó la charla. Me despedí de la señora y me baje del colectivo. Algo bueno me quedó de ese día, ahora sabía que sonarse los dedos era de mala educación y, algo fundamental para la vida, una herramienta para luchar en este mundo, saber como se pela una banana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida

Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodo…

La chica del colectivo