Las pasiones se esfuman con la edad



Veo los bares llenos y me alegra. Me alegra que la gente se mire, se escuche, se ría y que esas sonrisas queden dibujadas en sus caras por unos segundos. A pesar de mis flaquezas económicas, de vez en cuando me doy un gustito y me siento en un bar, no importa en cual, no tengo uno fijo. Siempre elijo mi mesa pegadita a la ventana, sino hay en ese sector, doy media vuelta y me voy. De qué sirve sentarse a tomar un café, y no poder ver la calle, la gente que corre el colectivo, la viejita que deja la vida en cada paso que da, y todo eso que la gran urbe nos brinda.
Ya con el café en mi mesa, empiezo a meterle azúcar, uno, dos, y cuando vengo amargado le meto hasta tres sobrecitos.  Voy revolviendo con la cuchara, pienso, mientras me llega el humo del cigarrillo del viejo de al lado, que lo sostiene con sus uñas amarillas, y lo besa con bigotes canosos. De golpe, miro por la ventana, y veo a cinco chicos que venían de la escuela, con sus enormes mochilas, esas que compran las madres, en la que se puede meter hasta un perro. Los miré, como venía contando, y esa imagen me hizo acordar a mi infancia; volví a patear piedras, simulando una pelota de fútbol, volví al raspón en la rodilla, ese que te curaban con alcohol, volví a tener las zapatillas agujereadas, volví a pelear con mis hermanos, volví a llorar por nada y a reír por todo.
 Los chicos siguieron caminando, casi no los veía desde mi lugar, me dio ganas de correrlos para decirles que disfruten cada momento, que no todo es tan fácil como te dicen, que jugar al fútbol con amigos es lo más lindo que existe, y avisarles que después la vida te da un traje que aprieta por todos lados, que exige dejar de lado la risa por la seriedad, que para ser hay que tener, que la amistad no es tan pura como a esa edad. Quizá es un mensaje poco optimista, pero bueno en ese momento quería decirles eso.
Después de todo esto, decidí que mi estadía en aquel bar había concluido, levante mi mano, marcándole al mozo mi retirada, y esperando la cuenta leí una frase en el sobre de azúcar que decía lo siguiente: “Las pasiones se esfuman con la edad”, ¿será cierto?

  

Comentarios

  1. muy bueeno fede, voy a disfrutar lo mas que pueda estos ultimos años ajaja. segui asi. nos vemos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen texto, Federico. Saludos. ARIEL

    ResponderEliminar
  3. pitersss queridooo, etsuvimos leyendo con vale recien todos lo que publicaste todo este tiempo y la verdad que muuy buenoo, espero que sigas escribiendo mucho mass! te mando un abrazoo grande amigaso, espero q vuelvas pronto..

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, fede!!! tal cual hay que disfrutar lo poco que nos queda...

    ResponderEliminar
  5. Las pasiones se esfuman con la edad,por supuesto,vos no sos hincha de river?.Con respecto a tu idilio roto con la cama te cuento que en la vida uno se acuesta en la cama que se prepara.segui escribiendo que en una de esas pegas un best seller y nos salvas atodos.Gracias por acordarte de mi aunque mas no sea para ponerle mi nombre a tu perro te requete quiero

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida