Ir al contenido principal

Palabras

Hoy le escribo a esas palabras que no dije, que dejé de lado, que maltraté, que denosté sin darme cuenta. Algunas las fui soltando como forma de pago, otras las guardé en mis bolsillos agujereados y las perdí. A esas palabras que borro cuando escribo o las que me ayudan a escribir de un tirón. Las que me digo cuando estoy acostado a la noche, que me reprochan, me critican, me marcan mis errores. A esas palabras con las que quise herir y me hirieron. A esas que malgasté cuando sabía que no eran las que tenía que usar para decir algo. Las que esperaron su momento adecuado para ser parte de mi vocabulario. Las que le dije a un amigo para ayudarlo a pensar, a pensarse. A las palabras que usan los escritores que leo, a esas que tienen simpleza, espesura, calidez. A las que descansan en lugares comunes, las que escribí mal. A las malas palabras que nos ayudan a vivir el día a día. A las que no le pude decir a ella…

Comentarios

  1. ¡Hermoso!

    Simple y muy bello, gracias!

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. muy bueno fede!muy lindo la verdad

    bota

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida

Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodo…

La chica del colectivo