Ir al contenido principal

Estas cosas pasan sólo en Buenos Aires

-Me subo al 10, estoy a punto de sacar mi boleto de colectivo cuando miro para adelante y veo en los dos primeros asientos, a dos tipos que hacen de estatua viviente mirándome fijo.

-En pleno obelisco, un tipo en silla de ruedas va gritando entre medio de la gente: “Yo soy el capo del obelo”, “Que te la cuenten como quieran”.

-En algún cajero automático de capital, una señora pide ayuda a un hombre y le dice: ¿joven, usted sabe cómo se maneja este televisor?

-Un tipo duerme en la esquina de un bar, sueña y grita: “Mamá no quiero ir a la escuela”.

-Una señora excedida de peso se sube a un colectivo y el chofer amablemente dice: “Denle un lugar a la señora que está embarazada”. La señora acepta el asiento y dice enojada: “No estoy embarazada tarado”.

-Calle corrientes, miles de autos, colectivo, gente apurada, pasa caminando un tipo de 25 años aproximadamente, con un termo bajo el brazo tomando mates.

-Un cartel de una universidad privada reza: “Aprender es mucho más que estudiar”. Unos chicos lo cambiaron por: “Pagar es mucho más que estudiar”.

-Un ciego vende cuentos en un colectivo, una chica se compadece y le compra uno. El ciego le dice:” Gracias, está usted muy linda”.

Comentarios

  1. ja! excelentes micro agruafuertes. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Solo me gusto lo del capo del obelo papa!!! "yo tengo la papa" "contala como quieras" "soy hijo de desaparecidos" "a mi no me cabe ninguna".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida

Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodo…

La chica del colectivo