Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

Los grandes medios se sublevan

Esto lo escribí hace un tiempo. Aunque, quizá, el hecho pasó hace unos cuantos meses, creo que sirve para entender el rol que juegan los intereses económicos en las grandes empresas periodísticas.
El 30 de septiembre de 2010, Ecuador sufrió un intento de golpe de Estado. Contingentes de la policía ecuatoriana iniciaron una sublevación en Quito y en otras ciudades del país supuestamente en protesta por la Ley Orgánica del Servicio Público. El presidente Rafael Correa acude al lugar donde se manifestaban los policías. Quiere resolver el problema con el diálogo. Pero fue recibido de muy mala manera por los referentes de la policía. De tal modo que algunos miembros de la fuerza policial comenzaron a lanzar gases lacrimógenos. Visiblemente afectado por los gases que lanzaron contra él, se refugia en el Hospital Policial. Unidades del Ejército ecuatoriano llegan al lugar y, con tiros de armas de grueso y pequeño calibre ingresan al hospital, y escoltan a Correa quien sale del nosocomio. En e…

La idea es no traicionarnos

La idea es no traicionarnos, no traicionarme. Lo que pensamos puede cambiar, pero lo que un día soñamos; lo que tuvimos entre las manos, cerrando los ojos y lo veíamos, ahí, cerquita, a dos pasos. No puede dejarse atrás como si nada. Como si nunca hubiera existido. Mirada humana, esquiva, perdida en los miedos a fracasar. Esa crudeza que nos deja desnudos, sin más, con nuestras propias torpezas. El tema es ganarse a uno mismo. Perder por tener un bolsillo roto, nos da bronca, pero nos quedamos tranquilos porque ese bolsillo se rompió de intentar, de usarlo, de luchar el día a día. Qué difícil que es la vida me decía a mi mismo el otro día. Y sí, a mi me estafaron, me vendieron "espejitos de colores", como se suele decir. En esa escuela, que te enseña boludeses, te miente y encima te tenes que bancar viejas frustradas. El libro de firmas lo tengo yo en mi casa, si quieren vengan a buscarlo, con tanques de guerra, helicópteros, en fin como quieran; no se los voy a devolver. Un…

Ignacio

Cerca del paraná, ahí en la orillita, un nenitto habla con otro, se cuentan cosas, importantes para ellos. Lleno de inocencia, pura, limpia. La conversación se torna interesante y parece interesarle a Jerónimo que cuidaba a Ignacio.

-Sabes -dice el amigo de Ignacio- Yo tengo un amigo que es pelado.

-Sí -le responde- Yo también tengo un amigo pelado.


Jerónimo que estaba a cargo de este ultimo se acerca para preguntarle quién era ese amigo suyo pelado. Le pregunta. Ignacio le responde:

-Papá, papito.