Ir al contenido principal

La idea es no traicionarnos



La idea es no traicionarnos, no traicionarme. Lo que pensamos puede cambiar, pero lo que un día soñamos; lo que tuvimos entre las manos, cerrando los ojos y lo veíamos, ahí, cerquita, a dos pasos. No puede dejarse atrás como si nada. Como si nunca hubiera existido. Mirada humana, esquiva, perdida en los miedos a fracasar. Esa crudeza que nos deja desnudos, sin más, con nuestras propias torpezas. El tema es ganarse a uno mismo. Perder por tener un bolsillo roto, nos da bronca, pero nos quedamos tranquilos porque ese bolsillo se rompió de intentar, de usarlo, de luchar el día a día. Qué difícil que es la vida me decía a mi mismo el otro día. Y sí, a mi me estafaron, me vendieron "espejitos de colores", como se suele decir. En esa escuela, que te enseña boludeses, te miente y encima te tenes que bancar viejas frustradas. El libro de firmas lo tengo yo en mi casa, si quieren vengan a buscarlo, con tanques de guerra, helicópteros, en fin como quieran; no se los voy a devolver. Una de mis firmas, dice así: 27/10/05 Federico Pita. Por estar abrazado con un compañero durante la ceremonia de la bandera al día 26/10/05 a la salida. El alumno vio a la preceptora que lo miraba y no corigió su postura. Se lo llamó el día 27/10/05 y no admite su falta, la cual es a su parecer una pavada. Diganmé si yo no tengo razón, no les parece una pavada. Seguro que están de mi lado.
Y mi tío me manda esto hoy:
Fede siempre las segundas vueltas no son iguales , pero nosotros tres: Frank, vos y yo con el tema del vaso nos reímos por los siete días juntos , espero que no guardes rencor por las boludeses del grandote yo no lo eleji y es lo que hay, cuando vuelvas a la city porteña hacete ver porque no estoy muy lejos de la casa de tus abuelos,te mande la nota del pequeño burgues espero que estés bien saludos a todos y un beso grande chau chau chau chauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu.
Hay gente que me enseño a no traicionarme, uno de ellos es mi tío Roberto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida

Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodo…

La chica del colectivo