Ir al contenido principal

Charlas con mi conciencia


Escena 1:

Federico esta en un boliche. Luego de mirar mucho tiempo a una mujer, se atreve y la saca a bailar.

Federico: ¿Qué hago?
Conciencia: Mete un bocadillo, decí algo.
F Bueno, ahí va..
C: Esa boludes tenías que decir. Mira que el diccionario tiene ochocientas mil palabras.
F: Es lo que se me ocurrió. ¿Que queres que haga?
C: ¿Vos te ves?, pareces Adrían Suar bailando salsa.
F: Ehh, tan mal no bailo.
C: Invitala un trago.
F: No, no tengo un mango.



Escena 2:

Federico sale de darse un baño, luego de un día muy agitado. Se queda mirando en el espejo por un largo rato.

F: Estoy groso, che.
C: Empezó el show del chiste.
F: Pero vos no estas viendo bien ¿no?
C: Si por eso te digo..
F: Bueno, no estoy tan groso un poquito no más.
C: Si pareces Mike Tyson...
F: Que me cargas, sos un amigo vos.
C: No, soy tu conciencia no un amigo. Te tengo que decir la verdad.

Escena 3:

Federico esta durmiendo en su pieza, arropado con tres frazadas. Son las 6:30 de la mañana, su despertador comienza a sonar.

F: No, no me levanto.
C: Dale, levantate que sino vamos a llegar tarde como siempre
F: Para, para quince minutos más. ¿Quedamos así?
C: Bueno, quince más y listo.

Quince minutos después...

C: Dale, arriba.
F: No, no vamos a ir hoy
C: ¿cómo que no?, no tenés palabra vos.
F: Mirá con lo que te voy a decir te voy a convencer. Nos tenemos que levantar, pegarnos un baño, después tomar algo, si es que hay, y por último salir a bancarse el frío polar en la parada del colectivo. Es mucha pérdida de proteínas.
C: ¿Estamos a fin de mes?
F: Si, encima eso. Ya esta nos quedamos.
C: Sí mirá si nos pasa algo..

Comentarios

  1. jajajajajajaja me reí mucho con las dos primeras!!!

    ¿no querés estudiar dramaturgia? :P

    saludetes!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida

Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodo…

La chica del colectivo