Ir al contenido principal

Señor, este blog está muuuy politizado



Señor, este blog está muuuy politizado. Qué va a ser, yo quería ser profesor de matemáticas, pero bueno los números nunca me cerraron. Siempre quise completar tu álbum. No pude, ja. Nunca llene una alcancía, siempre, siempre, la rompí para ver cuánto tenía. Sí, la curiosidad mata al hombre. El mundo sigue. La gente paga sus impuestos en la ventanilla y esperan atrás de la línea amarilla, la calesita de la esquina sigue girando, aunque el caballo ya se jubila, le quedan seis meses, hay que dejarle lugar a los jóvenes, dice. Las chicas se besan entre ellas, y se arma un comité de viejitas, que están en contra de la revolución francesa, se llevan las manos a la boca, mirando aterradas, qué país, por favor. En la ventanilla, en retiro, dejé todos los papeles que me quedaban, que va a ser me dijo la vendedora, aumento el lunes. Y que va ser, mi amor. Me gustaría tener el 2011 de Fausto, pero no me quejo, eh. Ya no me robo el diario, ahora lo pido, que educado, señor, eso me enseño este mundo hermoso. El mundo sigue. Los pibes juegan a las escondidas, saltan la soga. Por el centro todos conocen la historia. Y el tiempo se vuelve instante, y ahí la cosa se pone densa, tensa. Nos atomiza. Señor, este blog está muuuuuuy politizado. Qué va a ser, yo quería ser rockero, pero nunca, nunca me cerraron los números. No pude ser abanderado en la escuela, ja. Nunca pude meter un gol olímpico, siempre, siempre, la tiré afuera. El mundo sigue. Los bares sirven café y medialunas viejas, todavía cobran la leche con IVA, qué país, por favor. Dos pibes punks pasan con los pelos teñidos, y vuelve el comité de viejitas, que están en contra de la revolución francesa, se llevan las manos a la boca, mirando aterradas, qué país, por favor. El traje barato que me compré ya no me queda, que va a ser. Este blog está muuuuuuuy politizado, y las viejitas, que están en contra de la revolución francesa, pusieron un local, para tratar todos sus temas. Están muuuuuuy politizadas…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida

Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodo…

La chica del colectivo