martes, julio 19, 2011

Amigo piedra



Bueno, como hoy, pasadas las 12 de la noche, se convierte en un día, estrictamente pelotudo, pero buena onda. Me voy para Rosario, prometen drogas, rock, sexo, (todo invertido cual orgía de monasterio) y no sé cuantas mentiras más. Paulita querida, quedé que te mandaba un mensaje, no pude, me quedé sin crédito, igual vos sabes, en estos días, así, no te olvides nunca esa frase hermosa, llena de contenido filosófico, cercando la epistemología, no te olvides “que hay amigos…”
Mi amigo de batallas, duras, de brazos partidos, Fausto me espera en la terminal, un groso, yo no tengo la brújula rosarina. A les aviso, a mis amigos, que hoy no hacen nada, que la vienen con el versito ese berreta, de que no, tengo que rendir, y no sé cuantas cosas más (así cual orgía de monasterio) pierden mi amistad definitivamente. Y no hay vuelta atrás. Ah, y como soy, así, de bueno, les dejo esta banda de la Plata, que tocan bien, y aparte son conocidos, de un amigo de un conocido. Chau, amigos piedras.

miércoles, julio 06, 2011

Balcones



Las calles de tierra, a la noche, con luces, que van y vienen. Se mezclan recuerdos hermosos, de cosas que soñé, sueño, y todavía están, ahí, intactas. Sillas de plástico, en los balcones, tristes de Buenos Aires, con chicas tristes que miran, el farol de la esquina. Y los árboles que tambalean, con este invierno doloroso. Los taxis, vacíos, con la luz roja, van y vienen, buscando, siempre buscando. Comulgo con los que escriben borrachos, dejando de lado la sobriedad; asquerosa, para este tiempo. Y olvidan, siempre olvidan. Y se levantan y pelean, siempre se levantan. A veces después de la una, con la ventana, que estalla de luz, de ruidos, de la calle. Con la culpa, de apagar el despertador. Un número desconocido, me sigue, me llama, todos los días, a mi celular.
Desconocido.
Ya no hablo cuando atiendo. A veces tengo el mar en los oídos, con las olas, que van y vienen, con su música, llena de espuma y arena. Y barreno, en el agua helada, crispada, marrón. Y el ruido del agua, de la pava, me devuelve, me trae la mirada. Los días se van entrelazando, con su trama, espesa, inquietante, difícil de contar. Como esa historia, tramada toda por mí, falsa, de la primera palabra hasta la última. A la cinco de la mañana, con la lluvia, esquivando gente, charcos, entre el alcohol. Los truenos, que iluminan el camino, de vuelta. El agua ganó las zapatillas, manchadas, con lo que sobra de la noche. Una vez mande una carta que nunca llegó a destino. Dónde andará, me pregunto. Viaje por montañas, ríos, siempre te busqué. Las porquerías que escribí, que no releo, que me avergüenzan. Las ventanas heladas, que dibujé; escribí sentado en un bar, en un aula, en un colectivo, en la calle, en la cola del banco, en el campo, en la soledad, que me dicta. La vida, que casi pierdo, volviendo de Mar del Plata. Y las plantas, con perros, tristes, que habitan balcones, desolados, por la ciudad. Las calles de tierra, que se vuelven barro, se atascan, con barricadas, de época, tardía, de amores…

Dale, dale que pinchamos el globito, eh!