sábado, marzo 30, 2013

Mudanza




No pierdo el tiempo en desesperar,
Cuando hay ríos que se amontonan en alcantarillas,
Sostengo la creencia de escuela, de altar de madera,
como si en lo rustico estuviera lo sincero.
como si en las respuestas lisas estuviera lo mejor,
Lo perfecto es pura actuación.
nadie que sea perfecto es sincero,
Te decía,
como recitando los puntos de una batalla,
En la que todos teníamos pistolas con cebitas,
con zaguanes de trincheras,
Mira que la derrota es un altar de cruces gigantes
sobre flores marchitas,
Tengo estas manos,
nada más que eso,
Y ganas enormes de sobrevalorar mi valor,
Mira, mira, mira,
Que cuando miento camino mejor,
respiro mejor,
bailo mucho mejor,
Las contradicciones se heredan en las manos,
las líneas se chocan como autos,
Ambulancias, viejas, arboles,
barcos, barriletes, labios,
dedos, miradas, cuerpos,
membranas.
Entre una mudanza marginal,
en donde arrastramos cajas y cajas con bolas de telgopor,
en donde movemos las frías estructuras,
en donde queremos mantener los talones calientes,
Y llevamos brazas viejas,
casi  muertas,
Y estiramos el final,
sin copas,
sin alcohol,
haciendo de una fiesta un funeral de recuerdos hermosos,
con las paredes de la boca llenas de disculpas,
que se pegan,
que se juntan con la saliva,
Y un grito helado.
Mira, mira, mira,
cuando miento pienso mejor,
me tomo las cosas menos en serio,
no me ahogo en mí.
Tengo un mostrador de derrotas,
tengo miles de libros sin escribir,
tengo miles de zapatillas rotas,
en el talón izquierdo.
Mira,  mira, mira,
cuando te llenaba de preguntas,
de rizomas, de raíces,
si algo crece es porque tiene raíz,
a dónde no sé,
Y eso es lo bueno.
raíz en un terreno baldío,
en una casa abandonada,
en una plaza,
en el morral de un cartero,
en una cámara de bicicleta,
en un cordón.
No es cuestión de extrañar un hábito,
te decía,
mirando la ventana de la cocina,
mientras la pava lloraba
la alegría de quemarse,
de mover las partículas,
de chocar,
de eso se trata.
Te linkeo mi corazón,
como si fuera tan fácil,
postear las arterias,
las vías de la sangre,
tengo un pie en el presente
Y otro en el pasado.
porque lo nuevo nunca  termina de llegar,
Y hay cuotas que pagar,
plata que devolver,
viajes por hacer,
amigos que visitar,
noches por desvelar,
tumbas que cerrar,
circos que trasladar,
injurias que soportar,
Mira, mira, mira,
hoy te escribo desde el balcón
de mi nuevo hogar,
extraño a los borrachos que se peleaban
a las cinco de la mañana,
las botellas volando,
las corridas,
Extraño rascarme la nuca,
abrir una cerveza,
Mira, mira, mira,
que hoy quiero reírme como siempre,
de todos,
de mí.
sacarme del banquillo de los acusados,
con las manos en los bolsillos
salir a caminar,
[Sin sentido,
Sin apuro]




miércoles, marzo 20, 2013

A propósito del nuevo papa




Era de esperar que, ante un acontecimiento histórico, las fuerzas políticas de la Argentina intentaran resignificar al nuevo papa.  Eso hizo Cristina. La Presidenta y Francisco conocen bien los resortes del poder y son constructores de poder.  Ambos entendieron el rol que ocupa cada uno en la nueva relación. Dejando de lado cierto costado sinuoso en cuanto al pasado del cardenal, su comienzo fue eficaz, concreto y seductor para los ojos del mundo. La palabra que alimenta esta nueva apuesta entre la iglesia y sus seguidores es: austeridad. El vaticano entendió para dónde va el agua en Europa; el pan de varias generaciones en el viejo continente será, justamente, la austeridad. También la frase ilustrativa: “Una iglesia pobre y para los pobres”, refuerza este nuevo paradigma, no se lucha contra sino que se baja al escalón de lo que vendrá. Un mediador que condena la injusticia y la desigualdad pero, a su vez, la sustenta.  Por otra parte, está designación del papa argentino confirma lo que viene sucediendo en la política local hace varios años. Lo más interesante sucede dentro del kirchnerismo, donde se discute en el seno de diferentes agrupaciones la postura a seguir. Horacio González, de quien no soy muy devoto, planteó su diferencia con respecto a cierta parte del oficialismo. Mariotto, por su parte, lo definió como un papa peronista, por su trabajo territorial y por su sensibilidad social. Estos debates demuestran porqué el gobierno sigue teniendo la iniciativa en casi todos los temas de coyuntura y una visión plural de la realidad.
Por su parte, los medios luchan, en el campo de las significaciones, por crear una imagen acorde a su juego. Algunos, quizá, con un mensaje demasiado edulcorado, en el que se plantea el microclima de la catedral de Buenos Aires, como el entusiasmo general del país. Dichos medios, en las primeras horas de la noticia, planteaban a Bergolgio como el líder de la oposición. Pero Cristina les bajó la jugada del tablero al tachar del cuaderno los malos entendidos. Nuevamente se reflota en algunas lecturas que, la iglesia, puede tomar la representación de los demás actores y jugar un claro rol político. Más, teniendo en cuenta la relación casi simbiótica entre el Estado argentino y la iglesia católica. Roca no pudo sostener su intento de correr al clero de un eje central en la sociedad civil. Luego, fue el peronismo, quien discutió, luego de ocho años de buen trato, la construcción de las masas populares, terreno hegemonizado por la iglesia. Dicha relación terminó de romperse cuando propuso la ley de divorcio, los derechos de los hijos ilegítimos, entre otras. Las principales diferencias entre el cardenal y los gobiernos kirchenristas se basa en dicha disputa. La apuesta, de muchos, es que la iglesia retome su papel de mediador y sirva como límite para el accionar de los gobiernos populares de latino américa y, por supuesto, de la Argentina.
Sintetizando, porque resulta cansador: diálogo, misericordia, paz, unidad, dolor por el prójimo, entre otras, son las promesas del “nuevo restaurador” de la iglesia católica, en cuya espalda descansarán enormes desafíos: profundizar cambios estructurales hacia adentro, el problema económico del vaticano; y volver a poner en el centro a la iglesia como principal mediadora, encargada de limitar los márgenes de los gobiernos populares.

Algunas notas interesantes: