lunes, abril 29, 2013

Instrucciones para arreglar una pérdida




Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodoro pierde por abajo, tiene que sellar y listo. Es increíble cómo el hombre se adapta a situaciones tan adversas (Ja); ahora camino en puntas de pie, como en los baños de las estaciones de servicio, que siempre están inundadas, no solo por agua y de los cuales uno siempre sale rápido como si hubiera afanado un banco. Cierro porque tengo que ir a los chinos. Hoy viene el plomero para solucionar lo que no solucionó y lo que cree que puede solucionar. Después les cuento.   



Acá les dejo otro video de mi mega investigación que hice por Internet. Otra solución de los amigos de Ferreteandola. El video que está más arriba representa el error de mi plomero Claudio. Ahh.