Transitar



El frío me persigue, como apuntándome con un arma, por la calle, en el trabajo, en mi casa. Fui poniendo paredones en el horizonte, los dejé crecer,  siempre un poco más, como esperando que se caigan solos. No tengo plata, estoy sitiado y la ciudad es enorme. Demasiado. Bajo a caminar, no puedo dormir, no puedo dejarme a un lado. Camino para decir que no. Camino para hablarle a  la noche que no me trae soluciones, me da parches usados. Me tira con cartones y bolsas de basura. Di lo último que me quedaba al pibe de enfrente. Di todo con las manos cerradas. Uno desespera y camina y vive y mira a los cínicos. Hay que subir a los techos, irse corriendo por las lajas, como hacen los gatos, los pájaros, las ratas, la luna, el sol. Hay que irse, no participar en nada. Sacarse las esposas. Correr, correr, correr.  Sin cambiar la esencia, nadar en el alma de barro. Hundirse, sin esperar nada de nadie.  Hay que remover sin hacer pozos,  patear la tierra de los imbéciles.  Poner la vida en lo que vale, encontrar los caminos, perderse, volver, ir por otros lados. No hay salvación para nadie. Los católicos se arrodillas, se besan, se odian, se detestan, se matan. Hay que profundizar la derrota, con las manos atrás, como dibujando una sonrisa en el aire. Nadie sobrevive a una buena sonrisa,
yo morí en un bar,
yo morí y volví a equivocarme,
 yo morí al nacer,
 y volví a besar las paredes de vidrio.  
Yo morí y renací con una sonrisa.
Uno puede dar vuelta las cosas, mirarlas, pesarlas. Hay tiempo para todo, hay demasiado tiempo. El problema es que estamos acorralados por almas muertas, hay un teclado, una publicidad, una nota a cuatro columnas, para llenar sin mucho ánimo. Ya no hay portales, ya no hay cuarteles, ya no hay miradas amables.  Poner un buen título y salir corriendo a tomar un trago. Tirar el celular por la boca de la calle, que se comunique con la mierda, que fluya. Nadie conoce a nadie. Nadie se conoce a sí mismo.  Nadie puede traicionarse  tan fácil. Cuando uno fue chico y fabricaba sueños en todos lados. En los cines, en los patios rasposos, en una pelota. Ahí nos mirábamos y edificábamos el mundo.  No había trabas, solo genialidades, solo amistad, solo botellas de coca.  Nos querían hacer creer en dioses, hombrecitos y policías. Nos querían cortar las alas. Nos querían abarrotados. Nos querían ver siempre de brazos cruzados.
Tengo que estirar la mano,
tengo que abrir bien los dedos,
para rescatar la carta de amor que escribí,
los barcos de papel,
sin pensar en la risa de los cínicos,
en los celadores morales.
Hay que darle una mano a ese pibe que espera que se cumplan los sueños que tramo, un sábado a la mañana debajo de las sábanas. A ese que se escapaba de misa y no sabía rezar. Hay que jugarse el todo por el todo, sospechar, siempre. Como buscando una puerta de emergencia sin señalar.  Correr como los perros a un auto sin saber qué hacer. Bajar las expectativas ajenas, ponerlas bajo la suela, amagar, meter un pase cortito al de al lado, hacer una pared con ventanas y hojas frescas. Jugar con los que tienen hambre de cambio. Hambre en serio. No perder tiempo con los burócratas de la realidad.
Hay que poner la cabeza en unas tetas calientes,
Hay que subirse a todos los colectivos,
Hay que escribir el manifiesto
Hay que disparar a mansalva,
Hay que sostener la mirada
Al pibe que fuimos,
Guiñándole un ojo
Como resistiendo
Dándole ánimo
Diciéndole vivimos juntos
en la misma esquina
 en la misma vereda
sin ceder ni un poquito

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida