viernes, noviembre 29, 2013

Nota a jóvenes que eran Kirchneristas


Es claro que el Gobierno arregló con Clarín. Alguien cedió (?). Capitanich es tratado muy amablemente.

Pase usted a tomar una tacita de café, Coqui.
Después de usted.
Ohh, señor Coqui.

Igualmente era previsible que las posturas sobre actuadas terminaran por derrumbarse. Porque el Gobierno dejó de ser el tinglado que representaba lo rebelde y Clarín, ya se sabe, es Clarín. Es por eso que esta etapa, que sería la del “desarme ideológico”, golpea a la base social que supo sostener al gobierno. Por un lado las clases populares y por otro a la juventud. Las últimas elecciones demostraron que ambos votaron en contra. La juventud está tomando distancia. Olfateando el panorama. La mayoría ya se les caga de risa.

No vamos a devaluar.
Ohhh, señor Coqui.
No, mientras yo sea…

Las agrupaciones que surgen del paladar negro del Estado nacen, se desarrollan y mueren rápido, sin gloria. José Natansón se preguntaba si la Cámpora tenía el mismo destino que La Coordinadora…. Bueno, el tiempo dio la respuesta. Es que, la cabeza que maneja al sector juvenil, se encargó de destruir lo que Néstor Kirchner supo construir y se encargó de moralizar con “el amor derrota al odio”. Mucho no podía durar.

El que depositó dólares recibirá dólares
Cómo señor Coqui????
Perdón, recibirá el plan de Dios

Nuevamente diciembre va a ser una muestra fuerte del país real. A pesar de los Gendarmes -en su momento para limpiar la imagen de la Bonaerense tuvieron que hacer Policías en Acción, hoy estamos a cinco minutos de "Gendarmes en Acción"- que tienen la difícil tarea de hacer la manta más larga, los saqueos serán moneda corriente. Además, Capitanich adelantó que no darán bono navideño a los jubilados y tampoco a los que cobran la Asignación Universal. Otro gesto de insensibilidad social.




Nota a jóvenes que eran Kirchneristas:

Siempre se empieza de vuelta. La política es eso. Acomodar las sillas de plástico cuando todo está muerto y volver a construir. 

viernes, noviembre 15, 2013

Alberdi y la guerra Clarín-Gobierno



1- Calamaro, que vive adelantado a su época, le escribió hace muchos años lo que le iba a suceder al gobierno en las elecciones intermedias. Aquello fue un gran punto de partida, pero a la vez que fácil se te olvida. Diez años después.  

2-Alberdi sobre la guerra entre Clarín y el gobierno: “No pretendo desconocer que hay contradicción y debate en esa prensa. Lo que niego es que esos debates sean pruebas de libertad. Hay dos opiniones en choque, porque hay dos gobiernos incompatibles. Cada opinión es libre para atacar al gobierno rival en defensa del gobierno propio, es decir, que ambas son oficiales. Nadie es libre para atacar a los dos gobiernos, en defensa de la nación explotada por ambos” (Alberdi, Obras Completas; vol VI).

3-En el año 2011 fue sancionada la Ley 26.688, que declara de interés nacional la investigación y producción pública de medicamentos, materias primas para la producción de medicamentos, vacunas y productos médicos. Está totalmente paralizada. El Estado bobo nuevamente no puede actuar a favor de las clases populares. Si se llevara adelante los precios de los medicamentos bajarían en un 80%.

martes, noviembre 05, 2013

Mapa y territorio



El mapa no es el territorio
Y el nombre no es la cosa nombrada.
Número es diferente a cantidad.
El Estado nace, se desarrolla y muere verde
[Scioli es un enigma,
Boudou un accidente de la política,
El massismo no existe]
La frazada siempre es corta,
Por eso las realidades no son estáticas
Y varios ya tienen el boleto picado.
En el mapa no hay pozos
En el territorio hay pozos
Por eso no son lo mismo
La política funcionó y representó
Los que faltan son los partidos
Las contradicciones siempre adentro,
Nunca afuera.
Balance:
 Las sucesiones están plagadas de continuidades
-----------------------------------------------------------------
Ayuda memoria:
El 54 % estaba embalado con una cinta

Que decía: cuidado frágil!  

lunes, noviembre 04, 2013

El Centro Gallego

Es de noche y estoy en el balcón de mi casa. El ficus se recuperó, ya está mejor, tiene más color,más hojas. Era cuestión de prestarle atención. Ponerle más agua y meterlo a la noche adentro para que no lo golpee el frío. Las cosas siempre mejoran cuando prestamos atención y encontramos la delicadeza que se necesita.

Enfrente está el Centro Gallego. Un par de luces encendidas, una enfermera buscando algo en un armario,un paciente con suero, una luz que se apaga. Y así es la noche en mi barrio. 

El local que pusieron hace menos de un mes ya cerró. Me gustaría que pongan un buen bar, o algo, los espacios están para ser ocupados; ley número uno de la naturaleza.

La enfermera se acomoda el pelo y corta un pedazo de algodón. Hace más de un mes que no cobra. No, no soy amigo de la enfermera, me enteré porque ayer cortaron la calle a las siete de la mañana gritando que querían cobrar (je, si sabremos de eso. Fin de espacio publicitario). 

La enfermera desaparece pero se ve su sombra.En la otra cuadra hay una iglesia, que no sé cómo se llama, pero que, estéticamente, es linda. Tiene una escalinata y una cúpula gigante. Yo no voy a la iglesia. Eso lo tuve que hacer cuando no podía decidir nada, sin embargo, respeto y admiro a los creyentes. 

Un hombre en ojotas con una chomba jering camina por el cemento alisado verde que pusieron los municipales, fuma y espera que su perro mee y huela todo lo que quiera. La correa se estira hasta donde el amo quiere. Todo tiene un límite, dice el amo y tira el pucho al suelo.

Y la noche se va escurriendo y los taxis siguen llegando. La enfermera mira el reloj y se vuelve a acomodar el pelo. El tiempo es una invención terrible, no pasa o se pasa. Nunca en término medio. La enfermera anota en la planilla de insumos básicos: no hay más algodón.Ya se hizo de día y me pongo a regar el ficus. La enfermera mira el reloj y se le pasaron tres minutos. Se acomodó el pelo y salió por la puerta lateral del centro.Antes saludó al vigilante que estaba escuchando la radio, caminó con su delantal verde y cruzó hasta la parada del 98. 

La tierra toma el agua y la deja caer. La tierra se humedece. Pongo el ficus donde mejor le da el sol. Llegan los del sindicato, con bombos y banderas,y el credo arranca nuevamente: ¡Queremos cobrar,queremos cobrar!