Barba de viejo

                                                                                                   Para Alan Ricciuti:

Tuvimos que esperar un día para encontrar la piedra:

Gigante, perdida, camuflada, entre restos de vidrios.

Las nubes bajaron por el cerro

Como esos pájaros que se resisten a volar solos

Las piernas dobladas

La espalda erguida como un palo anestesiado.

Alan me pasa el Cinzano y un cigarrillo

Logro escaparme, logro ver nuestra imagen:

Alan sonríe y yo miro la piedra

Veo nuestra amistad ahí creciendo como una barba de viejo

Sobre las ramas, los troncos, las plantas secas

Al sol al sol al sol al sol

Funcionando como un termómetro de pureza.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida