Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Solo resta aguantar, que se entienda lo que vivimos, lo rotundamente aburrido, lo idiota, que son las señores de traje, que contaminan todos los horizontes, con cruces y cruces y cruces y les encanta ir por la vida sin sospechar. Yo sospecho tanto, tanto, tanto. Que quiero ver como se desangran. Como se venden. Como se bandean oliendo a sangre, a pelo muerto, a cementerio. Esos hombrecitos cobardes que se esconden en la multitud. Atrás de un farol, atrás de un símbolo y sonríen como imbéciles. Saben, la vida es un montón de tiempo. Es eso que pasa mientras afilo mis cuchillos, lavo mi pelo, mis manos. Saben, la vida es un montón de tiempo, en donde me imagino caminando solo por siempre transformado en un zumbido, que no termina nunca, que no se apaga ante lo seco, lo oscuro, lo metálico, del poder. Ese pulso rasante, esa podadora, que destruye las flores, mata a los perros, educa, parcela. Les aviso que cuando ese árbol caiga no voy a hacer leña, cuando ese río se desborde no voy a correr. Voy a esperar con una mano en la nuca, voy a esperar que el frío se instale para siempre en mi cuerpo.

Facundo Cabral

La Cámpora y Scioli

La Cámpora entendió tarde, casi al filo, que, para seguir liberando la patria, tienen que JUNTAR VOTOS. El abc, compañeros.

Pero eso implica saltar el propio alambrado. Esa zona cómoda, en donde uno se vuelve hincha de su propia hinchada. Ir en busca del lado áspero: SIN PALMAS, SIN CONSIGNAS IMBÉCILES (Podemos vivir mejor (?) Algo más vago no había?). Un slogan que quita la cuestión social de la política. "Gobernar para la gente".

La agrupación levanta la bandera de Lenin: LA REVOLUCIÓN ES EL ESTADO! "Nos estamos quedando afuera!!!" "La gente vota mal, no entienden: odian a los pobres!!!". La falta de un horizonte claro y creer que los dirigentes son rockstars tienen sus resultados. Porque, en el revés de la trama, La Cámpora no entendió que había que cambiar las categorías, elevar la vara, que, antes que gritar fuerte, había que hacer política. Para crecer debés matar a tu padre!

Ahora es tarde, muy. Y no hay candidato propio que mida bien. El único pu…