sábado, julio 25, 2015

Defendamos el Pruuyecto

Estamos, primero que todo, ante la campaña política más pobre de la historia. Hay días en que me duermo y quedan los pastores brasileros a los gritos, ay Dios, entre sueños, me los confundo con los spots de los tres muchachitos que pican en punta. Uno es un kiosquero rompe bolas que quiere EL CAMBIO JUSTO. Insoportable su vagancia. Otro que habla de la victoria con Zaninni (soldaditos me pueden decir con cuantas n va?) al lado. ALGO IMPOSIBLE! y, por último, otro que, bueno, no le entiendo lo que dice, un flan gigante y muy imbécil.

Pero el oficialismo sabe mucho de esto. Le cortan la cola al perro en público para que, los giles como nosotros -yo no me excluyo, señora, no soy Laclau-, hablemos de esas estupideces. Y es lo más eficaz que logró el kirchnerismo del 2011 para acá. Llenar la política, que es la lucha descarnada por el poder del Estado, algo que está muuuy lejos de esa boludez del amor vence al odio y, bueh, de operadores berretas, sin talento para chorear.

Igualmente QUIERO HABLAR DE OTRA COSA. Quiero hablar de la defensa del PRUYECTO. Si es que hay un pruyecto. Pero, bueno, me propongo unir a la Argentina, poner la otra mejilla y decir, con mucho amoor, que, bueno, hay un pruyecto como dicen y sostienen los jóvenes de ahora (Qué será de la vida del Abuelo Quique, será feliz? Porqué no aparece más en TV?).

Volvemos. El escenario planteado por el oficialismo es: necesitamos seguir gobernando para darle continuidad al Pruyecto, sino los que vienen van a borrar todo lo conseguido. Pongamos que eso sucede, que Macri gane y se ponga la banda. Mi pregunta es: ¿Quienes son los defensores del pruyecto? Unidos y organizados (para entrar al Estado, je)? Qué rol cumplen los trabajadores? Se acuerdan de los trabajadores?

Comparar este ciclo político con el primer peronismo es una demasía. Pero es bueno para problematizar, en un país en donde parece estar TODO ULTRA MEGA BIEN. Cuando Perón cayó, les dejó como legado a los trabajadores una fuerte integración de la clase trabajadora en la política nacional y, con eso, un reconocimiento de su participación política. Además de un alto grado de cohesión.

kirchner lo entendía bien a esto. Por eso construyó el Moyanismo social. A base de negociación y no de decreto limpio. Fue así que pudo darle a la sociedad un nuevo molde de caracter social. Retomando las mejores banderas del peronismo. Esto generó el entusiasmo de los obreros al ver que había decisión política para terciar en favor de estos. Es decir, logró darle a su vocabulario político una alternativa general capaz de inspirar esperanza y proponer un medio para realizarla. NO QUIERO ABURRIRLOS, ESPEREN.

Pero con la muerte de Kirchner eso se rompió. Esa línea directa, el teléfono rojo, desapareció. Y se materializó en el conflicto social. El Kirchnerismo se corrió a la derecha y de ahí en más se dedicó a darle protagonismo al doctor Berni, con gendarmes voladores y todo eso.

A partir de ahí, el Cristinismo se copó con la vuelta del radicalismo. Decidió convocar a la clase media a jugar a la vuelta de la política. Con viajes, autitos, motitos, y programas de TV. Tooodo vital para cambiar la estructura económica del país.

BUENO VOY A DARLE UN CIERRE PORQUE ESTO YA ES MUUUY ABURRIDO. Y MI IDEA ES CONTRIBUIR CON ESTE MARAVILLOSO MOMENTO QUE VIVE EL PAÍS.

Llegamos al final con un Pruyecto desarmado por el propio oficialismo. En el cual lo trabajadores no tienen casi participación, partidos en varias organizaciones sindicales. Lo que hace que los mismos obreros se encuentren indefensos ante el avance de las empresas sobre sus derechos. Algo que ya está sucediendo, Lo que quiero decir, no sé si me hago entender, es que lo conseguido no se defiende con chicos de treinta años que recién empezaron a laburar o bueno, laburan de decorado de la casa rosada. Las cosas no se defienden con cantitos y video conferencias. Tiene que haber una fuerza social organizada. Sindicatos unificados para sostener esos derechos y no perdigones sueltos.

Porque lo que se discute siempre no es la industrialización del país contra el desarrollo agrario. Esa no es la disputa. La disputa está en el sentido significativo de la industrialización.. Es decir de los parámetros sociales y políticos, con arreglo a los cuales ese proceso debe operarse.

En fin, giladas.









lunes, julio 13, 2015

Las chicas que me dejaron en una semana



Esas chicas, las que me dejaron en una semana, son las que más recuerdo.

Son las únicas que dejo vivir en mí.

Son las que se mueven por todo mi cuerpo

Van y vienen y dan vueltas eternas, casi interminables, por mi corazón de mimbre.

Son, ellas, las que ven como soy cuando me duermo, cuando me refugio en mi jardín, bajo los álamos, a esperar que pase, que el primer pájaro se atreva a cantar, a pegar la primera nota, en un cielo peligrosamente naranja, peligrosamente rodeado por paredones y cables y tanques de agua.

Es ahí, en ese momento, en el que me gustaría juntarlas a todas, para pedirles perdón, con un beso en la mejilla, con un silencio, casi, casi, eterno, que no se resiste, que hace rechinar a las maderas, a los granaderos, a la parte inaccesible, que se guarda, que se retiene para lo más intimo.

Me gustaría invitarlas de vuelta a tomar un helado de limón, a sentarnos al borde de una pileta, a caminar por las plazas entre las palomas, para después tomar una botella de ginebra, ahí, al lado del río, y ver como los peces saltan por el aire, como festejando, y siguen su camino, hasta que chocan con el anzuelo de un pescador borracho, de soledad, que espera en una cuna de madera, que se mueve de a poquito, que se adapta al agua, al viento, que disfruta de los camalotes y del olor a nafta.

Porque,
Yo,
Siempre llegue a ellas como un refugiado, herido, por balas de salva, que aceptó todos los cargos, diciendo, ahora, vamos, cállense, ahora no hay más penas, solo cuchillos afilados, con los que luchar en mi desierto.

Porque,
Yo,
Soy el que se encarga de pensarlas, ahora, esperando un colectivo en una terminal, mirando una vidriera de oferta, escuchando música por las calles, eligiendo, una por una, las frutas, un domingo a la mañana en una feria.

Porque,
Yo,
Soy el que les pedí que perdieran el tiempo conmigo, cuando, en el fondo, sabía, siempre sabía, que mis palabras, selladas, no iban a servir, que, la verdad, siempre, está en el fondo del pozo, que nunca, pero nunca, se puede ver cuando una estrella muere, o se desgarra el corazón de los grillos, que cantan, noche tras noche.

Porque,
Yo,
Soy el que vive en el vecindario de las disculpas tardías, en donde pertenecer como un huérfano, como un hombre muerto, como un ciego, que va cagando a bastonazos los portones de la desesperación, está mal visto, muy mal visto.

Porque,
Yo,
Soy el que se desarma por las noches y se perdona
E intenta iluminar toda la ciudad con esta tristeza,
Que nada por aguas heladas.

Porque,
Yo,
Soy el que entendió que las heridas hay que curarlas con tranquilidad
Y entenderlas para que se vayan para siempre,

Para que solo quedé esto
Un mar de flores
Usurpando terrenos baldíos...