Sin Bullying no hay nada

Sin bullyng no hay arte, escritura, perfeccionamiento, para decirlo rápido. Hoy, quizás, estamos inmersos en una etapa en la que todo es ultra moralizante y, digamos, ultra aburrido. Se han multiplicado las directoras de escuela, je. Y qué hay detrás de un moralista... el miedo rotundo a la libertad, a la vida. Los campos metafísicos se incendian en el accionar. En el hacer sin plan delineado por el otro. Un Otro simbólico que nos regula a todos. El que logra escapar de esa regulación destroza la matrix.

Con el dolor, el aislamiento, se construye la interioridad, la búsqueda por no ser parte del circo. Se puede evitar el Bullying diciendo NO AL BULLYING! Con cara de actor del INCA!???. No! La maldad, amigos, nos constituye y la cultura se instala para poner una especie de represa. El famoso malestar en la cultura. Cedemos las ganas de liquidar al de al lado para obtener seguridad, para poder vivir con menos miedo. Porque el otro también nos quiere liquidar a nosotros, amigos. Ésto, queridos moralistas, no es una apología al Bullying, es más bien pensarlo como algo inevitable en nuestra cultura. Nadie quiere pensar, obvio, porque es doloroso.

El sistema es cruel y los policías del lenguaje compran todas las rifas. Sumemos a ésto la contradicción propia del ser humano. Nuestra contradicción permanente. Por eso fracasan los que piensan en una sociedad (si es que la hay como un todo organizado) en blanco o negro. Eso no existe. Somos, naturalmente, grises. Dubitativos. A veces malos, a veces buenos, que en el devenir de la historia cambiamos constantemente. ¿Y qué es el Bullying ?(qué palabra de mierda) la afirmación de seguridad de un grupo a partir de un chivo expiatorio. No, el chivo Rossi no. Bah, aunque, je. Miren lo lejos que llegó Macri por escapar del Bullying de su padre. A LA PRESIDENCIA!!!. La tesis se reafirma: el sufrimiento impulsa a lo sublime, hasta un hombre que no sabe hablar luchar por salir del pozo en el que está metido y lo logra con creces.

Volviendo y llegando al final de ésta nota ultra aburrida (disculpen soy influenciable con la época), si quieren ver en vivo y en directo a niños que sufren y luchan contra eso miren a los yutubers. Son todos freaks, nerds, que buscan un grupo de pertenencia. El bullying también nos arroja artistas ultra falopas que se instalan en todas las redes sociales explicando cosas cómicas que suceden en la vida. Yo, personalmente, creo que ese recurso lo podés usar una, dos, hasta tres veces. Después ya es choreo. Y, si, encima, hacen lo mismo cien personas. Bue... el Bullying queda justificado.

Comentarios

Entradas populares