Viernes: el día que las chicas lindas no van a la facultad



Y si, ya sé, hace rato que no escribo algo como la gente. Ya sé, no me hago el boludo, o si. A ver si silban conmigo un rato. Escribir es tan personal, tan - digamos- solitario; siempre a la espera de algo brillante, o en fin, algo que comunique, o poder decir lo que quiero decir (¿se entiende?), igual pocas veces logro poder decir lo que quiero. Y pongo una canción, como esta que esta acá arriba, si la jodita, le explicaba a un amigo, es poner play y leer con la música de fondo. Decía, pongo una canción, y veo que sale, muchas veces no duro más de cinco renglones y largo. Ay, esa inconstancia que me persigue, creo, bah me parece, quiere ser amiga mía. El otro día, tuvimos una discusión con un profesor, yo lo respetaba, es decir, cuando uno le tiene respeto a alguien es porque en cierto modo lo admira. En fin, discutimos, sobre ideas políticas, el dijo que recaía sobre mi cierto idealismo, y yo le dije que recaía sobre el cierto conservadurismo. En fin, el está ahora internado en el Durán, necesita dadores de sangre A-, na mentira. Todo bien. Aclaro, no estoy escribiendo una novela, ja. Tengo que dar algunas materias, y bueno eso me saca tiempo, o yo no encuentro el tiempo, que sé yo. Todos viven muy lejos de República de Congreso. Los viernes, no van a la facultad, las chicas lindas; esas que nunca cursan conmigo, pero aparecen en los pasillos, en los baños, en las paradas de colectivos, en las fotocopiadoras, y no van porque, claro, es viernes, y esos días no son para facultad. Se entiende lo que digo, dice un profesor cada dos por tres. Si, se entiende, o igual te vamos a dar la razón, claro, porque es viernes. Quisiera verte esta mañana, para olvidarme que ya no estabas. Y me llama mi viejo, y se quiere plantar como editor del blog, por favor, me río. Déjate de joder, eh. Sí, ya sé tengo que conseguir trabajo. Robert, está tirando redes como un pescador. Lamento informarte, me dijo la de la ventanilla, hoy es viernes, y como es viernes cerramos antes. Listo, me cortaron la luz, el gas, el agua. Qué va a ser es viernes. Me subo al colectivo y le digo me llevas, o vos también me vas a salir con el versito del viernes, eh. Te llevo pero hasta Rivadavia, porque claro, hoy termino el recorrido antes porque es viernes. El de Rusia, no lee hoy, claro porque es viernes. Y adivinen qué, hoy viernes, me llegó un mensaje del 813, eso sí que es viernes en estado puro, eh. Ya hablé con mi bufet de abogados para iniciarle acciones legales a Personal. Acá a la vuelta, le robaron a un pibe, pero el chorro le dijo que no le pegaba un corchazo, porque, claro:!ES VIERNES!
Ayer, en la peña, ojo le digo a unos compañeros, ojo que vamos por todo, porque claro, mañana es viernes. Y el viernes me pone subversivo, y los viernes las tostadas se me caen del lado del dulce. Y que es el viernes; día de la semana, entre el jueves y el sábado, quinto día de la semana. Es el último día de la semana de la escuela, o de trabajo. En Arabia saudita e Irán, en cambio, el viernes es el último día del fin de semana. Se pronuncia vendredi en francés, venerdi en italiano, divendres en catalán, vineri en rumano. Yo les aviso, el viernes me cae muy bien, ya me voy, me esperan en el bar, porque claro, hoy es viernes…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida