Ir al contenido principal

Para otro año


Hay en estos días, en los que vienen, y las horas que pasan, cierta cursilería, que es boba, pero, a la vez, linda. Las calles, revientan, al calor del cemento, tanta oferta y tan poca demanda, en un mercado olvidado, en el tiempo. Los cristales que reflejan todo eso, que dice una mirada perdida, en la nada. Como sin aire, voy, esquivando barreras bajas, que se entrelazan, suelto una moneda al aire, pidiendo por vos. Viajo en una ruta desierta, que trae y diluye recuerdos, al costado en alguna parrilla, con el humo espeso en el aire. Y la luna que se viste de blanco, alumbrando balcones, calles angostas, que no llevan a ningún lado, a un paredón, que no puede evitar el atraco de la vida. Ya todo me chupa un huevo. Ya no quiero ser el mejor, sólo cagarme de risa, de algunos, que se la creen, perdonen, la cosa no funciona así. Todo, en fin, es mucho más difícil de lo que me dijeron en salita de cinco. Esa construcción divina, como que te destapen la gaseosa delante tuyo, encierra un pensamiento, estrictamente pelotudo. Me voy quedando sin recursos, sin decoro, sorteando la puerilidad, en la que es tan fácil caer. A veces me digo que estoy haciendo las cosas bien, otras, lo dudo, y no lo creo. Tengo una pila de cosas por hacer, papeles que esperan, otros que tengo que presentar. Siempre en la vida, nos la pasamos presentando cosas, hoy son unos papeles burdos. Cruzar media ciudad, con la música en los odios, que tapan las bocinas. Esa musicalidad, esa melodía, me permite sobrellevar ciertas cosas, que me resultan insoportables. Y esa distancia, que se acrecienta. Llego a la mitad y largo, dejo muchas cosas para el otro día, anotado en un papel amarillo. Dejo esto también para otro día, para mañana, o no sé, que se yo, para otro año…

Comentarios

  1. Bueno la verdad es que si esta bastante cursi jeje... pero bueno a veces lo cursi hace falta jejeje :)

    ResponderEliminar
  2. Je, si es cursi, y pésimo. Estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida

Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodo…

La chica del colectivo