Ir al contenido principal

Néstor, sigue brillando


Sonó el teléfono de mi casa, yo estaba durmiendo, eran las once de la mañana, era mi viejo. Me dice: Che, Federico sabes quién murió. Hubo un silencio y a mí se me cruzó por la cabeza la muerte de algún amigo de San Nicolás. Me dice el nombre del difunto. Sí murió un amigo. No de mi ciudad, un amigo que me hizo volver a creer, también me hizo pelear con algunos amigos, ese que me permitió pararme del lado que siempre quise estar, que hizo cosas que otros no hacían. El televisor estaba apagado, me doy vuelta pensando que mi viejo me estaba jodiendo, o eso quería creer, Philips estaba estudiando, lo miro buscando que me lo niegue pero su movimiento de cabeza aniquiló mi última esperanza. Enojado me fui a dormir. Me levanté recién y dije voy a escribir, algo tengo que escribir. Pensé escribir desde el dolor, pero después dije no. Les quiero decir a todos los que están mal que no hay que agachar la cabeza, hay que seguir para adelante, por todo lo que se consiguió, porque no hay que dejar sola a la presidenta, porque la vida es un ciclo y esto podía pasar, porque siempre los dolores sirven para algo, porque el camino está allanado y hay que cuidarlo, porque son muchos los buitres que quieren golpear al que está en el piso, porque no queremos más los años noventa, porque desde el 2003 venimos en levantada, porque se debe defender un modelo, que tiene cosas a corregir, pero que es el más inclusivo en años, porque Néstor dio todo lo que tenía, porque aunque muchos no quieran Néstor sigue brillando…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Instrucciones para arreglar una pérdida

Es difícil convivir con el agua. Hace una semana que tengo el baño inundado porque, como siempre, todo puede salir mal. Una mudanza implica estar alerta a las complicaciones que conlleva, intrínsecamente, el reconocimiento del terreno. Es decir: lo único que te abraza es la dificultad. Primero tuve problemas con el calefón, es uno de esos viejos, en el que uno siente que en cualquier momento te puede volar la cara de un una explosión. Llamé a un plomero y lo arregló. Después fuimos por el baño. Vamos por todo, amigos. Sin embargo, el inodoro fue más rebelde. El plomero le cambió la goma del caño de atrás, pero ese no era el problema. Gracias a dios el plomero se dedica a esto y no a operar personas, porque si no tendría varias causas por mala praxis. Claudio, si el plomero, me bicicleteo una semana con que iba a venir a arreglar lo que hizo mal, te voy a llamar, no, bueno, entre hoy y mañana estoy por allá, y todo eso. No vino y el agua ganó el baño. El problema es concreto: el inodo…

La chica del colectivo